Eso de que mueres de calor y no sabes qué hacer, y terminas optando por tirarte al suelo con la menor ropa posible, esperando a que un milagroso fresquito te airee un poco.